miércoles, octubre 12, 2005

"El" Brasil y nuevos blogs

Creo que escogí un momento poco apropiado para comenzar un blog porque el domingo me voy de viaje. Podría escribir comentarios sobre mis apreciaciones sobre el Brasil como si fuera una especie de conquistadora cultural (por eso escribí "el Brasil", cualquier colonizador, o viajero blanco en búsqueda de nuevas aventuras en el tercer mundo que se respete--con exepción, tal vez de los ingleses, que tienen formas peores de dominación--usa artículos antes del nombre, el África, la India, "le" Congo, "la" Colombie", etc). Además, me voy de luna de miel, y tengo pocas ganas de compartir eso con el, por ahora reducido, público de este blog.

Sin embargo, quisiera establecer una lista de temas pendientes sobre los cuales voy a escribir en un futuro cercano. Éstos son, de alguna manera, escritos paralelos. Paralelos porque mi trabajo consiste basicamente en escribir para otras personas y mi voz se termina perdiendo, porque contrataron precisamente para documentar, desarrollar una brillante idea de alguién más para después redactar un informe, sin necesariamente expresar mi posición personal. Por eso, una de las grandes funciones de este blog es "airear" mis opiniones y mis propias ideas sobre los temas que debo tratar a diario, y es paralelo porque escribo los blogs en la medida que cumplo con mi trabajo.

Los temas pendientes son:
-¿Por qué creer en Dios hoy en día?--Suena espantosamente cursi, pero es un tema que debo desarrollar para una tarea del trabajo y me ha resultado terriblemente interesante...incluye reflexiones sobre Umberto Eco, Miguel de Unamuno e incluso Ratzinger, alias Benedicto)
-Inmigración entre el siglo XIX y hoy en día...mi tema favorito
-Chaid Neme reinventando la historia
-y creanlo o no, algo sobre la Reelección, que amerita un espacio en este blog, dentro de la idea de que "tea always tastes the same"

1 comentario:

Cultura de empresa dijo...

Dos temas:

El primero, ¿porqué se va de viaje el domingo?

El segundo: Ratzinger reinará rodeado de un ejército de querubines desflorados bajo el mando de un selecto grupo de expertos en pedofilia teológica.