miércoles, noviembre 23, 2005

Paranoia self destroyal

Mi mamá cada vez que está medio chistosa y alguno de sus hijos está en medio de una cantaleta tremenda sobre como a. el profesor se la tiene montada, b. el jefe se la tiene montada, c. cree que el novio/a le está poniendo los cachos o d. cualquier situación que genere preocupación o angustia sin fundamentos, dice medio cantando y toteada de la risa: "paranoia self destroyal". No he logrado saber muy bien si la frase viene de una balada pop de los ochenta, o de alguna canción de un pasado rockero oscuro de mi mamá que dudo que haya existido. En todo caso, es una frase chistosa, tipicamente mi mamá, que además resulta muy cierta.

Los últimos quince días estuve haciendo una investigación pequeña pero profunda sobre las tenciones entre Venezuela y Colombia en aras de definir medidas de confianza mutua para que por cuenta de los egos de dos egomaniacos, Hugo y Álvaro, no terminemos en una guerra tremenda. No estoy revelando secretos de estado porque toda esta información se puede encontrar en www.siris.com, entidad ante la que todos los gobiernos deben declarar sus compras militares y además, todos estos datos y más fueron publicadas en un foro el viernes pasado.

En todo caso, me enteré que Hugo compró el año pasado 100,000 fusiles AK 103 y 104 rusos (me sé de memoria la referencia y soy de las que digo que los carros son rojos o negros y grandes o chiquitos porque la noticia me impactó muchísimo) para su ejército de 35,000 personas. Lo grave de esto, es que estos fusiles son absolutamente obsoletos y nadie los quiere comprar por que ya no se usan: Chávez le hizo un inmenso favor a los rusos y una pésima compra para los venezolanos. Así mismo, estos fusiles utilizan unas balas que no "impactan" como las que aprueba el derecho internacional humanitario, sino que "explotan" y de hecho, están prohibidas por muchos tratados. Lo peor sin embargo, es que son exactamente los mismos fusiles que usan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

La principal ventaja que tiene el ejército colombiano sobre la guerrilla es que ésta última tiene una escasez de municiones. Ahora Chávez podrá producir balas legalmente para 100,000 fusiles, de los cuales solo utiliza 35,000 (al menos de que agrande el ejército en un mes o le asigne 2.85 fusiles a cada soldado). Así mismo, Chávez tiene un argumento tremendo para justificar sus recientes compras militares que incluyen muchos otros juguetes rusos, israelis y españoles: el Plan Colombia creo un desbalance militar a nivel regional, ya que Colombia ahora cuenta con el apoyo de Estados Unidos y por lo tanto, Venezuela tiene el derecho de armarse para volver a recuperar este precario balance.

Lo peor es que, conociendo la susceptibilidad del enorme ego que se esconde dentro de los huesitos y carnecita de nuestro presidente, y la desbordante creatividad de Chávez, hay razones de peso para preocuparse ¿o simplemente es una situación de paranoia self destroyal?

4 comentarios:

Lewinski dijo...

O será que los que viven esa paranoia self destroyal son Jugo y Alvareto?

Cristina dijo...

Mi madre, que tiene patentada la frase de paranoia self destroyal, dijo lo siguiente sobre el texto cuando lo leyó con el cinismo y "optimismo" propio de una profesora de preadolescentes:
"Las FARC enterrarán a Chávez como enterraron a la URSS, al comunismo, a la izquierda.... Venezuela (no Colombia) no aguantará mucho más a Chávez y, en ese momento, el terror regional cederá a la angustia normal, a la diaria, a la que tiene que ver con el horror doméstico y no con la agresión internacional"

Mal Ladrón dijo...

Pues yo estoy de acuerdo con su mamá. Y, a raiz de una comentario que hizo en un post sobre arte, creo que le intersaría el tema que trate en mi último post.
Un saludo

Patton dijo...

Ojalá tu mamá tenga la razón. Y ojalá eso sea pronto.